Fusión y arte logo4




sábado, julio 09, 2005

A comer en Garlic, un "Bistrot Latino"

Ayer fui con mi polola a un restaurante muy bueno llamado "Garlic", que está ubicado en Dardignac 199, esquina Loreto, Barrio Bellavista. Este lugar puede ser catalogado en lo que los entendidos llaman "Bistrot" latino, lo que de acuerdo a una definición que aparece en Restaurantes Emol ...."el término lo usó la cronista Margaret Snook para calificar la mezcla entre lo que se entiende en Europa por bistrot, es decir, un lugar pequeño que ofrece platos sencillos a precio conveniente (definición del "Oxford Companion to Food") y todo el sabor de una picada chilensis, cuyo dato no aparece en avisos ni guías telefónicas, sino que pasa de boca en boca. "

Llama la atención la decoración que es súper luminosa, y está lleno de recovecos. Da la sensación de estar en una especie de guarida. Yo creo que es lo que merece llamarse una "picá", pero más sofisticada.





ajos



Destacable es el menú a $3.700 que funciona en la noche y por el cual se opta a una amplia variedad de platos de carnes y pastas, acompañados con unos postres de la casa exquisitos. Yo probé unos ravioles al pesto y estaban DE MIEDO de buenos, además de que la porción era abundante. Mi novia también pidió ravioles, pero con salsa de cuatro quesos, y estaban de chupetearse los dedos.

El postre, ni hablar. Hace mucho, pero mucho tiempo que no me comía un flan tan bien hecho. Era muy suave, pero a la vez súper consistente. No soy bueno para los dulces y los postres, así que para que me haya gustado a mí tiene que haber sido muy bueno. Realmente un siete para "Garlic". Totalmente recomendable. Además, la atención es cálida y bastante rápida, por lo demás.

Se me olvidaba un detalle. Para los que sufren por lo caros que cobran los vinos en los restaurantes, pueden pedirse una copa de vino por la módica suma de $700. ¿Qué más se puede pedir?

Comentario aparte. Esta salida a comer de ayer no tiene nada que ver con la celebración pendiente que tengo con ella...

2 Comments:

Anonymous Ella said...

Garlic fue un excelente descubrimiento, un lugar muy acogedor, con una atmósfera íntima y una decoración ecléctica donde se mezclan lámparas de lágrimas, manteles color verde limón muy fuerte y flores secas. La comida exquisita, las pastas son servidas en fuentes de greda, lo que le da un toque muy especial.
Otra cosa importante es la música, pura fusión de ritmos a un volumen ideal para comer y conversar. Tienen que conocerlo.

7:41 a. m.  
Blogger Canal Desierto said...

Hola Gustavo...leyendo este post se me vienen a la mente los pub o café regalones que he tenido en mi vida. Cada uno con su esencia, cada uno con las historias que tejimos entre los amigos y las reuniones que muchas veces terminaban en un buen carrete.
El año pasado mientras vivía en Antofagasta, disfrutaba de un café de Brasil (no recuerdo el nombre) pero se ubica en el balneario de la ciudad, junto a otros cafés. Es un espacio pequeño, pero lleno de productos e iconografía de Brasil, destacando dos muros con un fresco que agrupa a sus mejores cantantes como Gilberto Gil, DJavan, Rita Lee, entre muchos otros. La música la imaginarás... excelente.
Ahora en Arica, voy a un café de nombre Naif, todo lleno de colores, cuadros, libros, música y el ambiente ideal para conversar un vino, soñar un mundo y transportar nuestras vidas en años y lugares distintos... todo muy bueno para esas buenas reuniones.
Si viajas para el norte, te los recomiendo.

1:39 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home