Fusión y arte logo4




miércoles, marzo 22, 2006

¿Qué es lo autóctono, lo propio?

Varias veces me he preguntado qué es esto de rescatar lo autóctono, lo propio, en el plano de las artes y especialmente de la música. Hacerse esa pregunta en los años sesentas era muy fácil de responder. Se habría dicho “el folklore chileno, por supuesto”. Dicha respuesta ya acarrea un problema de confusión de etnias y de culturas, dado que nuestro largo y angosto país ostenta varios tipos de música folklórica, bastante diferentes entre sí. Juntar en un mismo saco lo andino, el flolklore de la zona central (cuecas, tonadas, valses, guarachas y tantos otros), el flolklore chilote y la música de la patagonia, que es similar pero no igual a la argentina, es una especie de collage sin una mayor integración que la casualidad geopolítica.
Y en el plano de lo popular, del rock, podemos decir que los que hacen rock o pop están haciendo música gringa, o inglesa, y que los que hacen jazz están haciendo música afroamericana. Ése es otro tema, ¿Qué es el jazz?. En eso no me quiero meter sin antes leer bastante sobre el tema. Pero volviendo al rock, hay quienes dicen que los que hacen este tipo de música están desconociendo sus raíces y están imitando tendencias extranjeras. Pero sucede que las personas hacen lo que hacen no por imitar, si no porque les gusta, pero también porque cuando crecieron tuvieron acceso a eso y fue lo que les llamó la atención. Alguien con aptitudes musicales que haya nacido en los años 30 habrá escuchado folfklore, canciones “añejas”, valses, tango y música clásica y habrá desarrollado su arte en aquellos que, por una razón u otro, le haya gustado más. Pero hoy, en un mundo bombardeado de alternativas, las nuevas generaciones han nacido escuchando pop, rock, reggae, romántico, ska, punk y miles de otros estilos. Puede ser incluso, que un joven de hoy sienta al tango como algo totalmente ajeno y porteño, en tanto que los jóvenes de los años 30 pueden haberlo vivido como algo intensamente propio.
No podemos decir que quienes cultivan estilos originados en países angloparlantes no estén haciendo música propia. Ellos han crecido con esa música, les han encontrado un significado y más aún, ha sido un elemento cultural compartido en los grupos de pertenencia. Es propia, en la medida que se hace propia y que se encuentra presente en nuestra vida cotidiana. Eso no quiere decir que si una música no está presente en la vida cotidiana no puede llegar a ser propia. Yo puedo ir, y si quiero, comprar media docena de discos de música celta gallega e inscribirme en el Lar Gallego del Estadio Español, aprender a tocar Gaita y bailar en puntas de pies al son del pandero los ritmos celtas. No seré Celta nunca, probablemente me acepten como ciudadano gallego honorario en la embajada de España, pero no dejaré de ser chileno. Seré un chileno que hace música gallega, con tanta propiedad como los gallegos.
¿Qué pasaría si viéramos a unos japoneses bailando cueca?
La música se fragua con denominación de origen, pero pertenece al mundo.

5 Comments:

Blogger Sauce said...

Eso es lo hermoso de la música que no es como la política o la religion (aunque si a veces toma el tono descriminatorio y prejuicioso de los músicos más puristas, pero eso no lo da la música, si no la visión del músico como sujeto...)pero al final la música es lo bastante sólida y flexible para tracender... a veces las fronteras... a veces la cuarta dimensión...

lamento mucho si que en lo social nos parescamos cada día más a los gringos con su pachorra y su infimo temor...

Pero no hay nada más que encender la radio y ver que hay chilenos que se abren hacia afuera, en vez de cerrarse a sus adentros...

Saludos...
Pronto Judas con tocata.

1:50 p. m.  
Blogger Jorge Jorquera said...

Yo creo que Chile es un país tan diverso que nos cuesta identificar lo autóctono. Además que hace rato hay un rechazo a reconocer nuestra cultura antigua, nuestra historia, nuestros antepasados.

Es como querer hacer Chile desde cero, pero sin fundamentos, sin historia ni pasado. Y eso evidentemente arrastra a la cultura al punto cero.

Una vez le leí a Paul Landon (el creador de Tierra Adentro) que "Nuestra identidad es la diversidad". Se la compro, pero además hay que hacer que esa diversidad, también nos una.

4:16 p. m.  
Blogger Cursivas said...

Es que lo autóctono representa el estado inicial de algo; el origen en términos de etnias, tiempo y espacio (lugar) donde se origina la cosa. A partir de ella se puede generar similitudes -como ocurre en la música-, que no será necesariamente autóctona, aunque sí puede ser representativa de ella.

Y personalmente me parece bien que sea así, en la medida que no se pretenda llevar al estado de "natural", algo que no lo es.

Sería mi humilde opinión.

Autóctonos saludos,

12:56 p. m.  
Blogger Gustavo said...

Entonces hay que hacer una distinción entre hacer música autóctona (cualquier sea su variedad) y hacer música chilena. Porque hoy por hoy ya tenemos un Rock Chileno, como por ejemplo los Bunkers con "Llueve sobre la ciudad", que es un mestizaje entre brit pop con música sesentera en español y quién sabe qué más, o los Chancho, o el mismo Redolés, que viene a ser una especie de Bob Dylan con Iggy Pop mezclado con música de fondas y folklore.

2:49 p. m.  
Blogger Sauce said...

tengo buenas noticias en nuestra nueva casa...

www.judas.cl

cuidate

(si pudieras actualizar el link en tu página hacia la nuestra sería notable, gracias)

3:22 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home