Fusión y arte logo4




martes, abril 18, 2006

El costo de la cultura


Los que plantea Carlos Ledermann en su reciente post Otra vez lo mismo me hace recordar el alto costo de la cultura y espectáculos en Chile. Sin ir más lejos, recordemos el reciente concierto de U2, donde las entradas más caras llegaron a costar sobre los 150.000. Pero lo caro de los precios no fue suficiente, sino que en menos de 48 horas se habían agotado todas las entradas. Se vendieron incluso entradas de “visión limitada”. Es de no creerlo. Por estos días se acerca la fecha para la actuación de Sara Baras, bailaora de flamenco, quien traerá su espectáculo 2006 titulado “Sabores”. Sara Baras ha venido varias veces a nuestro país, y yo tuve el gusto de verla hace un par de años. (Las fotos corresponden al espectáculo Mariana Pineda, de hace un par de años).
Volviendo al tema del costo de la cultura, no estoy en absoluto de acuerdo con que el libre mercado y la ley de la Oferta y la Demanda regulen el acceso a espacios de pintura, música, literatura, cine, fotografía, en fin, tantas otras expresiones. Destaco nuevamente (y eso que no soy del partido de los alcaldes) gestiones como las de las Municipalidades de Providencia y Las Condes, municipios que gracias a sus abultados ingresos pueden financiar festivales y contratar artistas de categoría internacional y hacer espectáculos sin costo para el público.
Espero que en el futuro este tipo de programas se haga más extensivo a otros municipios, también a los de menos recursos, de modo de permitir a la gente de menor poder adquisitivo acceder a espectáculos de calidad. La cultura no puede seguir siendo un lujo asiático. La música se ha convertido en negocio, y ha entrado en la lógica de la oferta y demanda, pero la cultura no puede entrar en la misma máquina. ¿Cómo detener este proceso?

6 Comments:

Blogger Pía Villar said...

Así es Gustavo, lamentablemente, muchas personas que conozco que se dedican al flamenco, incluso alumnas mías, se van a quedar sin poder ver este espectáculo, por el alto costo de las entradas, para que te hagas la idea, galería en el teatro municipal de Stgo. es la peor ubicación y salir vivo de allá arriba es una proeza, sin embargo, el precio está en los 12 mil, siendo que normalmente esa ubicación vale entre 1.500 y 5.000 pesos cuando mucho...
por otro lado, estos espectáculos valen varios miles de dólares y los organizadores tienen que recuperar la inversión, además de ganar dinero para el propio bolsillo, de lo contrario no es negocio, y por ese lado se puede entender.
Con el Circo du Solei, pasó algo similar: las entradas estaban muy caras, por lo que en definitiva,la cultura y el arte en general, siguen siendo para unos pocos...

9:40 p. m.  
Blogger Gustavo said...

Yo entiendo que los espectáculos son un negocio y que los organizadores tienen que financiarse y ganar algo, sino la industria no se mueve. Lo que no entiendo es cómo algún municipio, fundación u otro ente sin fines de lucro no se puso con la cultura y no contrataron aunque sea una función para mostrar el espectáculo sin costo para el público o bien con alguna subvención. No se trata de que los artistas lo hagan cobrando poco o nada, tampoco es la idea. Pero se trata de que los precios sean accesibles. Con las 12 lucas que cuesta ya estoy dudando de ir.

6:23 a. m.  
Blogger Claudia Ramos said...

Muchas veces los espectaculos y todo tipo de cosas son utilizadas solo para lucrar con ellas, pero darle vuelta la mano al destino y cambiar el sentiudo comun de valorar el arte como tal, no esta lejos, lño unico que necesitamos es seres humanos, hombres y mujeres comprometidos con una causa, que sean capaces de ponerse la camiseta como tu y como tantos otros.
Un Gran ABrazo Gustavo, siempre es un gusto pasar por aqui.

10:39 p. m.  
Blogger Canal Desierto said...

Hola Gustavo, tant tiempo yo sindamruna vuelta por tu blog, pero acá estoy que buen tema tratas. Acá en Arica la situación es mucho peor, pues nisiquiera tenemos la opción de pagar por ver algo pues no llegan actividades culturales a la ciudad, salvo de vez en cuando alguna obra de teatro taquillera, que pesa en la fama de los actores para cobrar caro.


Hboun tiempo sí, cuando este municipio aun no era de la derecha, en que se realizaban conciertos buenos y gratuitos parala población, recuerdo haber asistido a un espectáculo de Margot Loyola, el Temucano y Quelantaro en una plaza de la ciudad. Esa misma semana tocó Bordemar en el teatro y Angel Parra (padre) en la playa... y todo gratis. Qué tiempos aquellos, ojalá vuelvan a repetirse.

Saludos desde Arica

4:45 p. m.  
Blogger SERGINHO® said...

estimado, que buen tema, usted sabe que estoy del otro lado, y cresta que cuesta financiar un show, mas aun lejos de stgo, pasajes, sonido, mil cosas...

pero de acuerdo ese es el costo de la cultura?? por lo mismo mucha gente que ve esto como muy facil y les va mal, por que el paoyo de la gente no es el esperado, es mas puedes hacer los esfuerzos para hacer un show con un corte cultural y la gente va mas a una disco a ver a una modelo empelotarse, entonces hay que dejar de cegarnos y relamente lo que la gente quiere ver es relamente cultura, por eso la gente de discos no lleva grupos en vivo, por es caro, pero llevan a 1 modelo o un tipo de rojo y se les llena el local..

y esa gente que va es la que reclama que hay poca cultura...

el tema da pa`harto..

cuidate¡ un abrazo

11:49 p. m.  
Blogger Gustavo said...

Es que el tema está en que la gente come lo que le dan. No se puede dejar la cultura al arbitrio de la lógica del libre mercado. Es cosa de mirar para afuera, incluso los vecinos argentinos. En varios países de nutrida vida cultural da la casualidad de la existencia de varias décadas de una política de Estado orientada a promover, financiar y subsidiar la cultura, en todos sus ámbitos. Yo creo que Chile está en el camino, hay una institucionalidad que está creciendo, pero falta que pase más agua bajo el puente, y también se requiere mayor riqueza. No podemos pedirle al Estado que se ponga a la altura de Inglaterra o Alemania, pero la idea es poner la alerta y abrir los ojos bien para que los recursos que se estén destinando se aprovechen adecuadamente.

Pero el tema es complejo, el público chileno en general es de un nivel cultural bajo, de un nivel de intereses bastante chato y proclive a lo vulgar. Es difícil mover y desarrollar la cultura en este contexto, pero hay que luchar con eso. Me pasa con mi grupo. Tenemos súper claro que si hiciéramos reggaeton o un show con baile con unas minas en minifalda, sería muy fácil vender el show, pero eso no es lo nuestro.

9:18 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home